Está en riesgo la producción de minerales críticos (cobre, cobalto, litio), cultivos clave (trigo, arroz, maíz) y metales vitales (zinc, hierro, aluminio) hacia 2050 ▶️ Production of critical minerals (copper, cobalt, lithium), key crops (wheat, rice, corn) and vital metals (zinc, iron, aluminum) at risk by 2050

“Dependemos de nueve productos básicos esenciales: minerales críticos como el litio, el cobalto y el cobre; cultivos alimentarios como el trigo, el maíz y el arroz; y metales vitales como el hierro, el cobre y la bauxita (que se utiliza para fabricar aluminio).

Estos minerales y metales son fundamentales para el transporte, la construcción, la industria manufacturera, la electrónica y la transición ecológica. Los cultivos clave suministran el 42% de las calorías humanas. Y la producción de todos estos productos básicos podría verse alterada por el cambio climático a menos que tomemos medidas para adaptarnos a un mundo más cálido”.

Más del 70% de los minerales clave para la transición a la energía neta cero corren el riesgo de sufrir las consecuencias de las alteraciones climáticas: Informe 2024 de PwC sobre los riesgos climáticos para nueve materias primas clave

Más del 70% de la producción de cobre, cobalto y litiominerales cruciales para la transición a la energía limpia– podría enfrentarse a un riesgo de sequía significativo o superior en 2050 en un escenario de altas emisiones. Mientras que hoy el porcentaje es inferior al 10%.

Los cultivos alimentarios también se enfrentan a un riesgo significativo: en un escenario de emisiones elevadas, el 90% de la producción mundial de arroz podría sufrir un estrés térmico significativo en 2050 (frente al 75% actual), y más del 30% y el 50% del maíz y el trigo, respectivamente, podrían enfrentarse a un riesgo significativo de sequía en 2050.

Los CEOs están tomando cada vez más medidas proactivas, con un 47% centrado en la protección de sus plantillas y activos físicos frente al riesgo climático.

Los CEOs necesitan acelerar sus planes de acción para salvaguardar la producción de materias primas críticas para la población y la economía mundial a medida que el estrés térmico y el riesgo de sequía aumentan en todo el mundo, según el informe de PwC, “Riesgos climáticos para nueve materias primas clave: Proteger a las personas y la prosperidad”.

El informe, que analiza nueve materias primas entre minerales críticos (cobre, cobalto, litio), cultivos clave (trigo, arroz, maíz) y metales vitales (zinc, hierro, aluminio), concluye que aunque la reducción de las emisiones disminuirá los riesgos de calor y sequía, las materias primas clave seguirán enfrentándose a un estrés significativo, incluso en un escenario de bajas emisiones modelizado por PwC.

Según el análisis, incluso si las emisiones mundiales de carbono disminuyen rápidamente (escenario de bajas emisiones), el 87% de la producción mundial de arroz, más del 70% de la producción de cobalto y litio, y alrededor del 60% de la producción mundial de bauxita y hierro estarán en peligro en 2050.

Y lo que es más importante, estos riesgos pueden gestionarse, y el 47% de los directores ejecutivos afirman que ya se están centrando en proteger a su personal y sus activos físicos del riesgo climático.

En palabras de Emma Cox, Directora Global de Clima de PwC Reino Unido:

“Incluso si las emisiones globales de carbono disminuyen rápidamente, la alteración del clima plantea una amenaza grave y creciente a la capacidad del mundo para producir productos básicos esenciales, incluidos los alimentos, así como materiales que son esenciales para la transición neta cero. Aunque los CEO están tomando medidas tanto para reducir las emisiones como para adaptarse al cambio climático, aún queda mucho por hacer. Las empresas tienen que comprender sus dependencias e impactos y, a continuación, trabajar con los gobiernos y las comunidades para transformar sus pautas de consumo y producción. Esto es crucial no sólo para el éxito continuado de las empresas individuales, sino también para la salud y la prosperidad generales de la población mundial”.

Los productos básicos esenciales están más expuestos al riesgo de sequía y calor
Minerales críticos:

En 2050, incluso si el mundo reduce drásticamente sus emisiones de carbono, más del 70% de la producción de cobalto y litio podría enfrentarse a un riesgo de sequía significativo, alto o extremo, frente al casi cero actual. Hoy en día, menos del 10% de la producción de cobre se enfrenta a un riesgo de sequía significativo o mayor, que aumentaría a más de la mitad en un escenario de bajas emisiones para 2050 y a más del 70% en un escenario de altas emisiones. El cobalto, el cobre y el litio forman parte integral de las tecnologías electrónicas y de energías limpias.

Cultivos clave

Los tres cultivos (trigo, arroz y maíz) se enfrentan a riesgos crecientes de estrés térmico y sequía. En conjunto, estos tres cultivos representan el 42% de las calorías que consume la población. El riesgo más extendido y grave es el del arroz, alrededor del 90% del cual se enfrentará a un riesgo significativo o mayor de estrés térmico en 2050 en un escenario de emisiones elevadas. En la actualidad, más del 75% del arroz se cultiva en condiciones de riesgo de calor significativo o mayor, lo que demuestra que no sólo importa el nivel de riesgo, sino también lo bien preparados que estén los productores para adaptarse. El riesgo de sequía también está aumentando considerablemente para los cultivos clave. En la actualidad, alrededor del 1% del maíz y el trigo se enfrentan a un riesgo significativo de sequía, que aumentará a más del 30% y el 50%, respectivamente, en un escenario de altas emisiones para 2050.

Metales vitales

La investigación de PwC revela que los metales vitales se enfrentan a riesgos cada vez mayores. En concreto, más del 60% de la producción mundial de bauxita y hierro podría enfrentarse a un riesgo significativo o mayor de estrés térmico en 2050, incluso en un escenario de bajas emisiones (frente al 30-50% actual). En un escenario de emisiones altas en 2050, el 40% de la producción mundial de zinc podría enfrentarse a un riesgo de sequía significativo o mayor (frente al riesgo de sequía significativo nulo actual). El aluminio (procedente de la bauxita), el hierro y el zinc se utilizan ampliamente en la fabricación, el transporte y las infraestructuras.

La producción de las nueve materias primas críticas también se concentra en un número limitado de países, muchos de los cuales se enfrentan a riesgos climáticos crecientes. Para cada recurso, al menos el 40% -y hasta el 85%- de su suministro mundial se produce en un conjunto distinto de no más de tres países.

El imperativo de la sostenibilidad

Las empresas y los directores ejecutivos reconocen cada vez más el impacto de las alteraciones climáticas y toman medidas al respecto. Según la Encuesta Anual Mundial de CEO 2024 de PwC, el 47% de los CEO ya han tomado medidas proactivas para proteger a su personal y sus activos físicos del cambio climático. Sin embargo, hay que hacer más para que la economía mundial se adapte al riesgo climático:

  • Aumentar la resistencia identificando y gestionando los riesgos en toda la cadena de suministro;
  • Aprovechar las oportunidades para ofrecer productos, servicios o modelos de negocio que ayuden a las empresas y a las comunidades a adaptarse.
  • Unir fuerzas con las partes interesadas, desde los gobiernos a las comunidades, para dar forma a resultados colaborativos y mejorar la adaptación a nivel político y sistémico.

Will Jackson-Moore, responsable mundial de sostenibilidad de PwC Reino Unido, concluye:

Es probable que muchos lugares que producen productos básicos esenciales experimenten periodos más frecuentes de intensa sequía y estrés térmico de aquí a 2050, incluso en un escenario optimista de bajas emisiones. Para evitar pérdidas económicas y proteger a las comunidades y los ecosistemas, los productores, y la comunidad empresarial en general, deben comprender el impacto de las alteraciones climáticas en la producción y participar en los esfuerzos de adaptación de las múltiples partes interesadas. Esto también reforzará los esfuerzos para una transición más rápida hacia una economía neta cero“.

Sobre el reporte:

El informe de PwC Riesgos climáticos de nueve materias primas clave: Proteger a las personas y la prosperidad- analizó nueve materias primas cruciales para la economía mundial y su exposición al riesgo de sequía y estrés térmico. El riesgo se clasificó como significativo, alto o extremo. El riesgo de estrés térmico se clasificó en función de la duración por encima de los límites de la Temperatura Global del Bulbo Húmedo (WBGT, por sus siglas en inglés). La WBGT refleja el impacto combinado de la temperatura y la humedad. El riesgo de sequía se clasifica en función del porcentaje de tiempo transcurrido en sequía grave durante un periodo de 20 años. Se evaluó la exposición de las principales minas y explotaciones críticas para la producción de los nueve productos básicos en relación con la sequía y el estrés térmico relacionados con el clima en una línea de base actual y en dos años futuros: 2035 y 2050. Para 2050, PWC examinó cómo varía la exposición al riesgo en función de la eficacia con la que el mundo reduzca sus emisiones de carbono, comparando escenarios de emisiones bajas frente a escenarios de emisiones altas. Aunque su enfoque proporciona una visión útil de cómo los diferentes productos básicos pueden estar más expuestos a diferentes riesgos climáticos en el futuro, hay una serie de limitaciones. Por ejemplo, PWC no calcula los posibles cambios en la producción y no puede predecir futuras medidas de adaptación.

(Fuente Reporte PWC (ver abajo) ,LONDRES, 30 de abril de 2024 – )

“We depend on nine essential commodities: critical minerals like lithium, cobalt, and copper; food crops such as wheat, maize, and rice; and vital metals like iron, copper, and bauxite (which is used to make aluminium).

These minerals and metals are critical to transportation, construction, manufacturing, electronics, and the green transition. The key crops supply 42% of human calories. And production of all of these commodities could be disrupted by climate change unless we take action to adapt to a hotter world”.

More than 70% of critical minerals key for the net zero energy transition at risk from climate disruption: PwC 2024 Climate Risks to Nine Key Commodities Report

More than 70% of the production of copper, cobalt and lithium minerals crucial for the clean energy transition – could face significant or higher drought risk by 2050 under a high emissions scenario. Up from less than 10% today.

Food crops also face significant risk: under a high emissions scenario, 90% of the world’s rice production could face significant heat stress by 2050 (up from 75% today), and more than 30% and 50% of maize and wheat, respectively, could face significant drought risk by 2050.

CEOs are increasingly taking proactive measures, with 47% focused on protecting their workforces and physical assets from climate risk.

CEOs need to accelerate their action plans to safeguard the production of commodities critical to the global population and economy as heat stress and drought risk rise around the world, according to PwC’s report, “Climate Risks to Nine Key Commodities: Protecting People and Prosperity”.

The report, which analysed nine commodities across critical minerals (copper, cobalt, lithium), key crops (wheat, rice, maize) and vital metals (zinc, iron, aluminium), finds that although reducing emissions will decrease heat and drought risks, key commodities will still face significant stress, even under a low emissions scenario modelled by PwC.

According to the analysis, even if global carbon emissions rapidly decrease (low emissions scenario), 87% of the world’s rice production, more than 70% of cobalt and lithium production, and around 60% of the world’s bauxite and iron production will be at risk by 2050.

Importantly, these risks can be managed – and 47% of CEOs say they are already focused on protecting their workforces and physical assets from climate risk.

Emma Cox, Global Climate Leader, PwC UK, said:

“Even if global carbon emissions rapidly decrease, climate disruption poses a serious and growing threat to the world’s ability to produce essential commodities – including food as well as materials that are themselves essential to the net zero transition. While CEOs are taking action to both cut emissions and adapt to climate change, more needs to be done. Businesses need to understand their dependencies and impacts, then work with governments and communities to transform their consumption and production patterns. This is crucial not only for the ongoing success of individual businesses, but also for the overall health and prosperity of the global population.”


Essential commodities face heightened exposure to drought and heat risk
Critical Minerals:

By 2050, even if the world sharply reduces its carbon emissions, over 70% of cobalt and lithium production could face significant, high, or extreme drought risk – up from near zero today. Less than 10% of copper production faces significant or greater drought risk today, rising to over half in a 2050 low emissions scenario and over 70% in a high emissions scenario. Cobalt, copper and lithium are integral to electronics and clean-energy technologies.

Key Crops

All three crops (wheat, rice, maize) face growing risks from both heat stress and drought. Taken together, these three crops account for 42% of the calories people eat. The most widespread and serious risk is to rice, around 90% of which will face significant or greater heat stress risk by 2050 in a high emissions scenario. Currently, over 75% of rice is grown in conditions of significant or greater heat risk, showing that it is not just the level of risk that matters, but also how well producers are prepared to adapt. Drought risk is also increasing sharply for key crops. Currently, around 1% of maize and wheat face significant drought risk, rising to more than 30% and 50% respectively in a 2050 high emissions scenario.

Vital Metals

PwC research finds that vital metals face increasing amounts of risk. In particular, over 60% of the world’s bauxite and iron production may face significant or greater heat stress risk by 2050, even in a low emissions scenario (up from 30-50% currently). In a high emissions scenario in 2050, 40% of the world’s zinc production may face significant or greater drought risk (up from zero significant drought risk currently). Aluminium (from bauxite), iron and zinc are widely used in manufacturing, transport, and infrastructure.

Production of all nine critical commodities is also concentrated in a limited number of countries – many of which face increasing climate risks. For each resource, at least 40% – and as much as 85% – of its global supply is produced from a distinct set of no more than three countries.

The sustainability imperative

Companies and CEOs are increasingly recognising the impact of climate disruption and taking action. Already, 47% of CEOs have taken proactive measures to safeguard their workforces and physical assets from climate change, according to PwC’s 2024 Annual Global CEO Survey. However, more needs to be done if the global economy is to adapt to climate risk:

  • Enhance resilience by identifying and managing risks throughout the supply chain;
  • Capitalise on the opportunities to deliver products, services, or business models that help companies and communities adapt; and
  • Join forces with stakeholders from governments to communities to shape collaborative outcomes and enhance adaptation at a policy and systemic level.

Will Jackson-Moore, Global Sustainability Leader, PwC UK, concludes:

Many locations that produce essential commodities are likely to experience more frequent spells of intense drought and heat stress by 2050, even in an optimistic low emissions scenario. To avoid economic losses and protect communities and ecosystems, producers, and the broader business community, should understand the impact of climate disruption on production and engage in multi-stakeholder efforts to adapt. This will also strengthen efforts to more rapidly transition to a net zero economy.

Will Jackson-MooreGlobal Sustainability Leader, PwC UK

About the Report:

PwC’s report – Climate Risks to Nine Key Commodities: Protecting People and Prosperity – analysed nine commodities crucial to the global economy and their risk exposure to drought and heat stress. Risk was categorised as significant, high or extreme. Heat stress risk was categorised based on durations above Wet Bulb Globe Temperature (WBGT) limits. WBGT reflects the combined impact of temperature and humidity. Drought risk is categorised based on the percentage of time spent in severe drought over a 20-year period. Exposure of key mines and farms critical to the production of the nine commodities was assessed relative to climate-related drought and heat stress at a present-day baseline and in two future years: 2035 and 2050. For 2050, PWC examined how risk exposures vary depending on how effectively the world reduces its carbon emissions by comparing low vs high emission scenarios. While their approach provides a useful insight into how different commodities may become more exposed to different climate perils in the future, there are a number of limitations. These include that PWC do not estimate potential changes in production and cannot predict future actions to adapt.

(Source: PWC Report (see below) LONDON, 30 April 2024 –)